Saltar al contenido
Señor Finanzas

Paso IV. 6 razones por las que no puede alcanzar tus metas financieras4 minutos de lectura

¿Crees que a pesar de tener uno o más ingresos, sigue siendo muy difícil lograr tus metas financieras? Cuando los sueños no se pueden alcanzar por falta de recursos financieros, es frustrante.

En muchos casos es por falta de ingresos, en otros es por la pérdida de oportunidades. Pero no te desespere, aquí tienes 6 razones que pueden impedirle alcanzar sus sueños.

Sin embargo, hay ciertas situaciones o malas prácticas que también te impiden alcanzar tus metas financieras, como no ser el dueño de la casa en la que vives o no tener un fondo de emergencia.

Algunas de estas razones son emocionales, otras están directamente relacionadas con el contexto de la vida. Todas ellas pueden ser superadas si las reconoces y tienes el deseo de erradicarlas.

Falta de educación financiera

Esta es la razón principal por la que las personas no están logrando sus sueños desde el punto de vista económico. Cuando la educación financiera es limitada, afecta a la forma en que manejamos el dinero en nuestra vida diaria.

Ahorrar no es lo mismo que invertir; ganar dinero no es lo mismo que administrarlo; gastar no es lo mismo que comprar. Mucha gente confunde estos conceptos básicos al manejar sus ingresos.

Apatía financiera

La ignorancia financiera puede llevar a la falta de respeto por el dinero. Como los recursos son escasos o inexistentes, no se presta suficiente atención para que crezca. En este caso, el problema es usar el dinero convierte en un inconveniente, no en una herramienta para mejorar la calidad de vida.

Por lo tanto, el manejo del dinero, independientemente de la cantidad, debe ser reconocido como una parte formal de la vida cotidiana; como un componente fundamental en todos los procesos de toma de decisiones, tanto económicas como no económicas.

Vivir con los padres

La estancia en un hogar familiar después de la graduación de la escuela, un centro de formación técnica o la universidad es común en Colombia. Inicialmente, es la mejor solución para ahorrar dinero en los primeros años.

Pero cuando tienes 30 años y aún no logras tu independencia económica y social, porque prefieres la comodidad y seguridad que te ofrece el hogar de tus padres, es un obstáculo.

No te dejes engañar; aunque estés haciendo aportes económicos, como pagar una factura de la luz o de internet, no es lo mismo que comprar o alquilar una vivienda directamente, y no hay la misma conexión personal y económica que se produce cuando tienes “lo tuyo”.

Compararse con los demás

El jardín del vecino siempre es más verde, dice el proverbio. Si pierdes el tiempo y te agotas emocionalmente preocupándote de por qué alguien más tiene más o menos que tu, harás menos esfuerzo para salir de la deuda o superar tu situación financiera actual.

Ten en cuenta que el contexto a través del cual otros han ido más lejos que tu, o viceversa, siempre es especial y único.

Una vez que aceptes que depende de ti alcanzar tus metas financieras y de cómo te adaptes a los detalles y te conviertes en lo que la vida te pone en el camino, entonces podrás alcanzar tus metas, ya sean financieras o de otro tipo.

Sobreendeudamiento

Un préstamo es una alternativa para obtener financiación de forma rápida y eficiente. Sin embargo, la vida de la deuda reduce el vínculo real con el dinero y fomenta las prácticas deshonestas para cubrir una deuda con otra.

En estos casos es normal confundir una buena deuda (cuando se solicita un préstamo aunque se tengan los medios para evitar utilizar todos los ahorros) con una mala deuda (para gastar más de lo que se puede permitir, por ejemplo, para liberar cupo en las tarjetas de crédito).

Ignorar el futuro

Los gastos actuales, excluyendo las necesidades futuras, son una práctica común. La búsqueda de la felicidad es el ideal actual, pero ignora deliberadamente el hecho de que las condiciones actuales pueden cambiar para bien o para mal en el futuro.

Cuando se trata de qué hacer con el dinero, es importante pensar en el futuro y reservar los intereses de los ahorros para hacer frente a las sorpresas de la vida.

¿Te identificas con alguna de estas razones? No te preocupes, está bien que aterrices asi podras tomar acciones contundentes y mejorar tu vida financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *