Saltar al contenido
Señor Finanzas

Todo comienza cuando te preguntas: ¿Para qué necesito dinero?5 minutos de lectura

Si estás pensando en ahorrar, empieza preguntándote: ¿por qué necesito el dinero? La clave está en que te fijes metas y te órdenes a ti mismo, así recogerás lo que necesitas para conseguir esa cantidad a medio y largo plazo.

La regla de oro, que es la salvación para la vida financiera

Si desea ahorrar para un propósito importante, la principal manera de hacerlo es empezar por hacerse estas cinco preguntas:

  • ¿Por qué necesito el dinero?
  • ¿Cuánto dinero tengo ahora para empezar a ahorrar?
  • ¿Cuánto tiempo quiero ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero quiero ahorrar?
  • Si tienes ahorros en el banco, ¿qué tipo de interés te pagan por tus ahorros?

Con estas cifras puedes obtener un estimado de cuánto necesitas ahorrar cada mes para alcanzar tus metas financieras.

Sin embargo, el problema para muchas personas es que no saben cómo empezar a ahorrar, y a veces ni siquiera sabemos cuál es el destino que le damos al dinero.

Por esta razón, es vital tener una buena organización y control de los gastos, y una técnica confiable para organizarlos – con la regla 50/20/30, una manera fácil de distribuir los ingresos y el hábito de acumular ahorros constantemente.

Esta regla, creada por la americana Elizabeth Warren, te ayudará a crear un enfoque más sencillo para la elaboración de presupuestos. Muchos expertos financieros han llegado a adoptarla como una estrategia práctica de administración del dinero.

¿Cuál es la regla 50/30/20?

Hay muchas deudas, necesidades y deseos en la vida de las personas. El deseo de tener una casa propia, pagar la deuda, satisfacer los gustos y viajar son situaciones que pueden traer muchos problemas y confusión financiera cuando se trata de determinar cuánto dinero se puede ahorrar para diferentes propósitos.

La opción mas extrema es ser estricto y no darse el gusto si no es necesario, o utilizar herramientas sofisticadas de presupuesto u hojas de trabajo para administrar tu dinero. Sin embargo, la regla 50-30-20 muestra lo fácil que puede ser crear y organizar tu presupuesto.
Como mencionamos al principio del blog, lo más importante es determinar en qué quieres gastar tu dinero: puede ser en una casa, un auto, un viaje, un matrimonio, una maestría o lo que creas conveniente.

Una vez que tengas una meta clara de ahorrar, debes establecer una regla 50-30-20 que te permita saber cuánto gastas, con cuanto te das gusto y cuanto ahorras. La regla es simple, sólo sigue estos pasos:

50% para necesidades básicas y deuda: Concéntrate en distribuir la mitad de tus ganancias para las necesidades básicas. Esto incluye todos los gastos que no se pueden evitar cada mes:

  • Renta o pago de la casa
  • Alimentación
  • Armario (si es necesario)
  • Créditos.
  • Pagos de tarjeta de crédito
  • Impuestos tributarios u obligaciones fiscales.
  • Agua, electricidad y gas

30% Limita tus deseos: Esta categoría es la más interesante de las reglas presupuestarias, ya que una parte importante de tus ingresos se destina a gastos no esenciales, lo que te dará más libertad para darte ciertos gustos. Sin embargo, es importante saber distinguir entre tus deseos y necesidades. Entre los gastos incluidos en esta categoría, destacan los siguientes

  • Salir a cenar
  • Ir al cine
  • Ir de viaje
  • Entradas para el concierto
  • Otros gustos

20% en ahorros y pagos de deudas adicionales: muchos expertos en finanzas personales enfatizan el ahorro y el pago de deudas como una prioridad, pero en la regla presupuestaria 50-30-20 usted usa sólo el 20% de sus ingresos para cubrir este ítem.

  • Ahorros en fondos de emergencia
  • Ahorro para alcanzar las metas
  • Ahorro en pensiones
  • Pagos adicionales de la deuda

En resumen, con esta regla presupuestaria, puedes gastar el 50% de tu dinero en necesidades básicas, el 20% en ahorros a largo plazo y en el pago de deudas, el 30% en opciones de estilo de vida y en cosas insignificantes.

Razones para no ahorrar el 20%

Una regla presupuestaria 50-30-20 parece simple, pero no todo el mundo puede cumplirla, sobre todo si se exceden los pagos por necesidades, ya que este presupuesto muestra cuánto gastan las personas en la categoría del 50%.

Si no puedes ahorrar el 20% de sus ingresos, puede ser porque gastas demasiado dinero en el alquiler de un apartamento, el pago de un teléfono móvil, una casa o un coche. Esto sucede cuando compras una casa con una hipoteca muy alta o un coche del año, lo que da lugar a gastos que, sin darte cuenta, pueden consumir la mitad de tu salario.

En este sentido, la regla del 50-30-20 del presupuesto puede ser muy útil porque te proporcionará un marco para examinar tus gastos de manera que puedas evaluar dónde necesita hacer cambios.

Detrás de la libertad financiera!

La mayoría de las personas ven el beneficio de ahorrar a largo plazo, quizás a los 20, 30 o 40 años y en la mayoría de casos lo ven materializado en la jubilación. Sin embargo, hay un concepto clave que le permite disfrutar de la vida lo más rápido posible: la libertad financiera. Y no se trata de dejar de trabajar, sería una utopía casi imposible. Pero si se piensa en la generación que hoy tiene entre 20 y 40 años, claramente atada a la mesa durante los próximos 40 años de vida y 5 días a la semana, no es el escenario ideal.

Por la misma razón, si logras tus metas de ahorro y sigues al pie de la letra la regla presupuestaria 50-20-30, podrás realizar tus sueños mucho más rápido, salir de la deuda, aumentar tus ingresos y jubilarte antes que el promedio.

La clave es que se limite o renuncie a cosas que hasta ahora ha considerado importantes, como tener el teléfono móvil más reciente, el coche del año, un viaje estupendo o alquilar el mejor apartamento.

Si decide hacer esto, puede lograr la libertad financiera antes de lo que piensa.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *