Saltar al contenido
Señor Finanzas

Emprendiendo a los 40 ¡LA EDAD NO ES UN OBSTÁCULO!4 minutos de lectura

Por lo general, el espíritu empresarial se asocia con la juventud, pero la realidad dice lo contrario. Hoy en día, las personas de más de 40 años están emprendiendo proyectos nuevos y sólidos.

La creciente participación de este grupo en el ecosistema empresarial es el resultado de cambios sociales y económicos, como el aumento de la esperanza de vida, la economía asociada y la digitalización de la mano de obra.

En un artículo publicado en la Harvard Business Review, señala que las personas mayores de 40 años tienen el doble de éxito que los jóvenes debido a su experiencia profesional en el ámbito empresarial.

Que motivaciones existen a los 40

La exclusión temprana de las ofertas de empleo -después de los 40 años-, el deseo de independizarse, de convertir la pasión en un proyecto y las oportunidades que ofrece la economía digital son algunos de los factores que los motivan a crear sus propias empresas.

Al igual que otros grupos, este segmento también está aprovechando las necesidades a las que se ven expuestas. En otras palabras, las personas que están estancadas o desempleadas y prefieren dejar su zona de confort para obtener ingresos o explotar su talento.

El empresario de 40 años tiene un capital humano y técnico muy valioso: habilidades, conocimientos, autoridad, equilibrio entre riesgo y prudencia, red de contactos. Estos factores añaden valor a sus proyectos.

La experiencia personal y la experiencia laboral les permiten identificar oportunidades, evaluar los riesgos, corregir los errores y adaptarse a los cambios. La experiencia del mundo profesional será muy útil para gestionar la incertidumbre, no para desesperarse ante el primer obstáculo.

Mientras que algunas personas tienen miedo de comprometerse debido a los riesgos que implican, en este grupo el miedo al fracaso es más controlable. En general, los niños han crecido, con menos cuidado y más estabilidad para asumir riesgos. Hay una base desde la cual comenzar.

Te puede interesar: como aumentar mis ahorros

Centrarse en los servicios y la tecnología para emprender

Las personas que está emprendiendo a los 40 están incursionando en servicios específicos de consultoría, asesoramiento, finanzas, comercio electrónico, economía del conocimiento y tecnología; sectores con gran demanda y en algunos casos que no requieren grandes inversiones.

La elección de estas áreas no es aleatoria. La experiencia en estos mercados le permite comenzar con un riesgo bajo ya que conoce a sus competidores y las perspectivas de su cliente. Si la idea le atrae, puede dar los primeros pasos como autónomo o consultor y luego subir y crear su PYME.

A pesar de la tendencia a asociarse con antiguos compañeros de trabajo o de la universidad, también se basan en la formación de equipos con personas de diferentes edades y profesiones para combinar la creatividad y la innovación juvenil con la experiencia de los adultos.

Los proyectos familiares también son una opción en la que padres e hijos comparten la misma profesión o se complementan entre sí.

Más recursos para el emprendimiento

En un mercado cambiante, los empresarios mayores de 40, deben aprender y familiarizarse con los negocios, las finanzas, el marketing y la gestión del talento. La mayoría de sus conocimientos están obsoletos debido a los cambios tecnológicos.

Con el acceso a la información, los cursos gratuitos, los seminarios web y los MOOC, es más fácil para los empresarios aprender. Diferentes plataformas ofrecen aprendizaje en línea de acuerdo con el nivel de las personas.

Por otro lado, las redes sociales son una fuente inagotable de información y datos que permiten a los emprendedores recibir formación y crear conexiones para desarrollar sus proyectos, para continuar e interactúe con perfiles y organizaciones del ecosistema emprendedor y relacionadas con su sector.

Si bien existen cursos de posgrado universitarios sobre capacidad empresarial, muchos prefieren cursos especializados de corta duración. El tiempo es clave cuando se trata de la iniciativa empresarial, por lo que el aprendizaje debe ser puntual y preciso.

Del mismo modo, en los sectores público y privado existen programas de tutoría, capacitación y concursos para ayudar a los empresarios a convertir sus ideas en proyectos. Estos espacios también crean y fortalecen redes para conectar con posibles socios y proveedores y crear alianzas beneficiosas para todos.

Si bien muchos empresarios mayores de 40 disponen de recursos, otros prefieren buscar capital inicial para iniciar sus proyectos. Los inversores, las incubadoras y las aceleradoras se dirigen cada vez más a este segmento, ya que está menos saturado.

Dada la alta tasa de fracaso, el 70% de las empresas no superan los tres años, los inversores apuestan por proyectos más sólidos que añadan valor y sean escalables.

Obstáculos a superar

Emprender no es fácil. Es un proceso complejo que requiere el manejo de variables internas y externas. El principal obstáculo puede ser su pensamiento o actitud, de ahí la importancia de la autoestima.

A lo largo de los años has formado hábitos o visiones que no son fáciles de cambiar. En muchos casos, necesitas reformular lo que has aprendido y ver si puedes cambiarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *